9 de enero de 2016

El héroe

Un hombre fundaba una comunidad en un mundo postapocalíptico. Había excavado una especie de ciudad subterránea a la que se accedía mediante una suerte de montaña rusa. La tierra era completamente negra y en la superficie solo había ruinas de edificios. Una familia intentaba acceder a sus diferentes niveles pero no tenían el certificado para viajar, así que, constantemente, estaban evitando a las autoridades. Para acceder a los vagones que comunicaban la ciudad, había grandes colas de gente de pie y sentada. La familia tuvo que emigrar a una zona portuaria bajo la constante amenaza de la desaparición. El mar estaba embravecido y las olas llegaban hasta el mismo puerto, cercado por verjas metálicas agujereadas, con cámaras de vigilancia. Un superhéroe se alojaba en un apartamento y para protegerse, tapaba las ventanas de la vivienda con cuadros de la muralla china. Estaba descansando en la azotea del edificio en una tumbona debajo de la cual había colocado un taburete cuando un grupo de maleantes se acercaba al puerto y él salió a interceptarlos.

No hay comentarios: