28 de diciembre de 2016

Conteo de seguidores

Allá por abril de 2016 realizamos nuestro primer conteo de seguidores sumando 234. Hoy podemos registrar unos 441.

Actualización del festival arrecife

Septiembre de 2016 ha sido un año muy malo en cuanto a recaudación se refiere. Peor que Julio, incluso. Peor que Julio del 2014 incluso... No obstante ha habido bastante volumen de vídeos publicados y aquí está el que hemos seleccionado para esta edición: 

25 de diciembre de 2016

La enredadera

La enredadera es nuestro sentido homenaje a las navidades. Un álbum de villancicos populares.
Lo encontrarán en nuestra página principal o canal de youtube.

El cine

Entraba a trabajar en un cine y una señora -la esposa del dueño, quizás- me explicaba el funcionamiento de las cintas. En principio solo había que apretar unos cinco botones de forma consecutiva para que la filmación se proyectara. Ocupábamos dos asientos de la última fila y alguien del público nos invitaba a comer pipas. Yo no estaba muy seguro de que aquello se pudiera hacer, pero si la señora las comía pues yo no iba a ser menos. 

La película parecía ser de la Guerra de las Galaxias y el público estaba bastante descontento con ella. Cuando la señora me explicó el funcionamiento de las cintas, se marchó, y yo me quedé al mando. Tocó a su fin la proyección y el público abandonó la sala, salvo escasas personas. Yo no sabía muy bien qué hacer, así que me fijé en el horario para ver si había alguna proyección después. Efectivamente, a las diez menos diez empezaba una especie de documental sobre células. 
No había tenido tiempo de echarme un cigarro así que salí a la calle y comencé a fumar pero cuando me quise dar cuenta era ya la hora. Entré corriendo con el cigarro y lo dejé en un cenicero mientras ponía las cintas. Me di cuenta que la imagen no se veía bien del todo así que anduve explorando el programa y realizando algunos ajustes. 
En esto llegó el dueño, para supervisar mi trabajo, y yo escondía el cigarro y el cenicero, pero el cigarro se caía a la moqueta y yo temía que aquello fuera a organizar algún incendio. Cuando ya lo tenía todo ajustado la proyección se detuvo, el publicó protestó y me las vi y me las desee, para volver al punto donde se había interrumpido. 

El dueño cogió un aspirador y se puso a recoger las cáscaras de pipas que habían quedado diseminadas. Me dijo que al cine solo iban tres clases de pesonas que no recuerdo, pero esas clases que citaba no eran bastante buenas. Al salir, me encontré con la señora y me quejé un poco de mi horario, ya que no me había dado tiempo a fumar. La señora me dijo que ojalá tuviera mi horario, porque el suyo, a su parecer, era mucho peor.